1x1
Alicia Vive
Estás en >
Clima extendido | Jueves 18 de Octubre 2018 | 18:53:36 Hs.

28
Sep
2018
Salud |

FAZENDA DE LA ESPERANZA: TESTIMONIO DE UNA JOVEN VARILLENSE QUE CUENTA SU CAMINO DE RECUPERACIÓN ANTE LA ADICCIÓN

 

Testimonio de una joven recuperada de su adicción en la Fazenda de la Esperanza: Elizabeth Mondino es una joven varillense de 24 años, que estuvo doce meses internada en la Fazenda de la Esperanza por adicción y, en diálogo con El Heraldo, dio testimonio acerca de su experiencia.

 

 

EH: Elizabeth venías de la Fazenda, por qué estás en Las Varillas?

EM: Estoy en un mes de experiencia. Al cumplir mi etapa de proceso de recuperación decidí donar un par de meses más a Fazenda. Parte de la experiencia es  volver  a nuestra realidad, porque también  tenemos que saber cómo estamos. Entonces, como yo estaba en Uruguay, me  quise  venir un mes a Las Varillas antes de en octubre ingresar a la escuela de misión en Quilino así que ahora estoy participando con  el  Grupo Esperanza Viva, que  ellos son como un brazo externo de  Fazenda. Ellos me están acompañando durante todo este mes en mi experiencia en mi casa. Esto es un proceso de  discernimiento de qué es lo que uno quiere, de  encontrarse uno mismo, de saber dónde está su felicidad.

EH: ¿Cómo llegaste a la Fazenda? 

EM: Llego a Fazenda después de cinco años de consumo a través del Grupo Esperanza Viva. Llegó un momento en el que pedí  ayuda para salir de la situación en la que estaba, pero no quería ir a un psiquiátrico, no  quería tomar pastillas. Me comentan del GEV, que es un grupo de autoayuda, que  se reúnen una vez por semana; entonces decido ir, pero bueno, no podía dejar de consumir así que  me  proponen  internarme en Fazenda. Tenía  entre  Fazenda  de  Córdoba o Fazenda de Santa Fe en Providencia, y bueno, me fui a Providencia en mayo del año pasado. 

El primer mes fue muy distinto, muy difícil, no tenemos teléfonos, no tenemos televisión; la radio por ahí se trata de controlar lo que escuchamos. Nos teníamos  que  levantar a las siete de la mañana, rezar  el  rosario. Por ahí uno llega de un mundo totalmente mundano y se encuentra  con una calma, con una paz que es  totalmente diferente, un mundo totalmente diferente.

Y al principio me costó mucho, sí, el primer mes fue para mí el más difícil.

Después  ya cuando uno va entendiendo que todo lo que se hace se hace por amor  y  con amor, y que hay personas que están  donando su vida para ayudar a  uno, le  vas encontrando el sentido en  el  poder tenderle la cama a la compañera, cosas que antes no nos interesaban. Antes  ni  siquiera  lavaba  un plato por mí o por nadie.

EH:  ¿Cómo fue el proceso hasta adaptarte?  

EM: Tenemos rutinas ahí y cada una tiene un trabajo designado por semana. Una está  en la cocina, hace el desayuno, almuerzo, merienda, cena para todas; hay otras que están encargadas del terreno, cortar el  pasto, limpiar la casa. Y también el tema  de manualidades, hacemos, canastas de  productos durante todo el mes que después  se manda a las familias. Vamos teniendo  diferentes actividades cada una.

Por ejemplo, me acuerdo que la primera semana me pusieron a bordar y me agarró un ataque de locura, dejé todo. Yo ya me quería volver, pero bueno, ahí entendieron  también que yo necesitaba gastar  energías, entonces me pusieron en   terreno a hacer cosas, así fuimos viendo el día a día. Si fuera por mí, yo todos los días me hubiese vuelto. Pero me propuse vivir el día a día, ver cómo me sentía cada día; y cada día me iba sintiendo un poco mejor; viendo la realidad de las demás, que cada una con sus  dolores y con sus cosas también salió  adelante. Eso me impulsaba mucho. Hasta los primeros tres meses fue así, y  yo  me enamoré de ese carisma, el carisma de la esperanza. Se trata de vivir el  amor recíproco, se respira el amor. Se respira  la buena voluntad. Si tuvimos una discusión, un encontronazo, no es «no te  hablo más», tratamos de hablar, de  recomenzar, se toma muy diferente las cosas. Pero también, trayéndolo hoy aquí  al presente, veo cómo me sirve y me  ayuda a vivir mi día a día acá afuera.

«Nosotros los adictos caemos, pero caemos por algo»

EH: ¿Cómo fue tu proceso de recuperación y desintoxicación?

EM: Bueno, yo ya había ido a la psicóloga  y mucho no me había ayudado, o sea, cada uno es diferente y para cada persona  hay una opción diferente también. Por  eso hay psiquiátricos y hay lugares como Fazenda. Pero respecto a la  desintoxicación, se necesita mucho gastar energías al principio, se necesita mucho estar activa para poder dormir a la noche; me costaba mucho dormir a la noche y me arrepentía de no haber ido a un  psiquiátrico  y tomar pastillas para dormir.

Pero no hay nada que ese acompañamiento que hacen las personas dentro de  Fazenda, tanto las responsables como las  coordinadoras, no logre. Ellas entienden  ese  proceso  también porque hay muchas que lo pasaron.  No hay nada que el amor y la comprensión no puedan lograr. Porque nosotros, los adictos por ahí caemos, pero  caemos por algo. Dentro de nosotras tenemos cosas que nos han hecho llegar hasta donde llegamos, entonces esa comunicación, el llegar a confiar en alguien, a contarle nuestros problemas  realmente, esos demonios que tenemos  interiores, ayuda muchísimo.  

EH: ¿Qué te hizo decir «hasta acá llegué, tengo que buscar algo que me ayude a salir»? 

EM: Ya no tenía un sentido mi vida. Me encanta cocinar, yo soy cocinera y siempre fue mi pasión. Y había llegado a ese punto de no querer hacerlo más tampoco, al punto de perder a mi familia, dejar de  hablar con toda mi familia, el perder a  mis amistades. El hecho de llegar a vender todas mis cosas, de no tener dónde  dormir. De ir de un lado para el otro. Nosotras  decimos que tocamos fondo, porque realmente llegamos a un borde y no vemos  más que oscuridad. Yo no veía más para  dónde salir. Y la opción en ese momento que yo tomé era desaparecer de acá, y me quise despedir de lo único que  más  me ataba que era mi mejor amiga y  entonces me hizo reaccionar, me dijo «Tenés  dos opciones, no tenés un solo camino. Tenés otra opción también.» pero al adicto  le  cuesta mucho reconocer que tiene un problema principalmente.

«Si uno no quiere, si no pone voluntad, es muy difícil»

EH: ¿Vos creés que si no parte de uno quizás es más complicado recuperarse?

EM: Sí, porque a mí ya me habían hablado, me  habían dicho. No directamente a veces, pero, por ejemplo, cuando yo fumaba marihuana, mi mamá me sacaba la marihuana, o cosas así y yo no entendía porque para mí no era un problema. Yo, no  entendía que era una puerta que solamente se iba a seguir abriendo y no la podía cerrar.

Pero sí, tiene que nacer de uno. Si uno no quiere, si no pone voluntad, es muy  difícil. Yo cuando intenté estar dos meses  sin  consumir, que iba al GEV para no   internarme, no  podía dejar de hacerlo, no   tenía   una  estabilidad, o no consumía, pero me  emborrachaba todos los días. Necesitaba de algo que me hiciera salir de ese  estado calamitoso que tenía, de adormecer el interior.

EH: Decís que en fazenda volviste a la vida, ¿qué descubriste o redescubriste?

EM: Principalmente  cualidades, a  veces pensaba que no tenía o que no era capaz, o que solamente servía para tal cosa, o que me iba siempre mal por mi temperamento, por mi manera de ser. Pero descubrí también que lo podía controlar, que podía hacer las cosas de manera  distinta, que yo las venía haciendo  de  una manera pero que no había probado otro camino.

También ser sincera, con lo que siento,  cómo  me siento, yo era una persona que siempre estaba bien, que nunca le pasaba nada. Entonces pude empezar a ser sincera, pero para conmigo misma también. Porque eso fue lo que a mí me llevó  al consumo. Y una de las cosas que más  me marcaron fue el aceptarme y el  amarme a mí misma, porque la razón de   por qué yo empiezo a consumir es por   una   falta  de  aceptación muy grande, porque claro, yo quería encajar en  un estereotipo de gente. 

«Sean honestos consigo mismos, y no tener miedo a pedir ayuda»

EH: ¿Cuál es el mensaje que le podrías dar a alguien que por ahí está pasando una situación como en la que vos estabas?

EM: Yo creo que me lo diría a mí hace 16 meses: que no tenga miedo de pedir ayuda. Me  fue   muy difícil de aceptar dejar de decir «No, yo sola puedo. Yo he hecho tantas cosas, por qué esto no.» No está  mal reconocerse débil, porque quien   se  reconoce débil, es fuerte. Porque sabe  que   tiene una debilidad y es consciente de  su debilidad. Entonces, por ahí   muchos de los adictos no entienden, no   son conscientes de este problema que sólo crece.  

EH: Termina este mes de experiencia y ¿a dónde vas?

EM: me voy a Villa Quilino en Córdoba a una Fazenda femenina, me voy a hacer lo que se llama «escuela de misión» que es durante tres meses.

EH: ¿Vos terminaste el tratamiento?

EM: Yo terminé el tratamiento de recuperación, ahora estoy haciendo otras cosas para  afianzarme yo, más conmigo misma, con el tema de mi espiritualidad, por eso la escuela de misión. Son tres meses de trabajo intensivo, intensivo espiritualmente y haciendo cosas para sustentarnos  y  para, por ejemplo, viajar a  una  Fazenda  que esté más necesitada. Dentro de esa necesidad puede ser reanimar  la   Fazenda o ayudar a mantenerla, o hacer una misión para abrir una Fazenda.

EH: ¿Cómo fue la recepción del Grupo Esperanza Viva aquí en Las Varillas? Hay mucha gente que quiere recurrir y no se anima, ¿cómo puede hacer?

EM: Desde el GEV se juntan todos los lunes, por ahí, se reparten el trabajo entre dos o tres, Oscar, Silvia y Viviana, son  como  las cabezas del grupo. Cuando fui lo hice con un amigo, y me recibió Silvia, me  llamaron aparte, me hicieron una entrevista y por primera vez conté todo, largué todo lo que tenía y ahí me dijeron que les parecía que debía internarme.  Todos  los  lunes  me seguían, me preguntaban cómo estaba, si necesitaba   algo.Todo el tiempo muy pendientes.

EH: Es decir que no están solos, están muy acompañados.

EM: Sí, eso es  súper importante, yo me siento segura y voy y puedo hablar en el mismo idioma, puedo sentirme libre al hablar, puedo decir si me siento enojada, debatimos mucho. Está bueno ese complemento que  entre todos nos hacemos, no solamente van adictos, van padres o gente  que tiene depresión o gente que quiere ayudar, que eso es importante, tienen  esa  predisposición para los  más débiles y eso me parece que es  un acto de amor tan grande que ahí  están justamente para brindar ayuda. Creo  que  si están las herramientas y existe un grupo como el que tenemos, hay que  darle utilidad. Hay que saber que   podemos recurrir a eso, que no estamos  solos. Eso hay que hacerlo saber, quiénes  somos, dónde estamos y que los esperan  con  los  brazos abiertos como lo hicieron conmigo hace 16 meses y  lo  siguen haciendo hoy en día también.

1x1

Elizabeth Mondino
1x1


1x1
1x1


1x1

COMENTARIOS / 0 comentarios
Dej tu comentario
comentario
1x1

1x1


Si leyó esta nota también le puede interesar:

Alicia Vive
09
Oct
2018

SOCIOS DEL CLUB ATLETICO UNION SE SUMARON A LA CAMPAÑA NO AL ARTICULO 85

imagen
Socios del Club Atlético Unión
1x1

<p> La solidaridad NO PAGA ganancias&quot; Socios del&nbsp;<a class="profi...

1x1
1x1
1x1
1x1
ESPACIOS NIOS
Banner nuevo Almafuerte abril
Alicia Vive
21 / 09 / 2018
Alicia

LA BIBLIOTECA JOSÉ HERNÁNDEZ REALIZARÁ SU PRIMERA FERIA DEL LIBRO

imagen
1x1

...

1x1
1x1
1x1
21 / 09 / 2018
Alicia

PRIMER CONCURSO LITERARIO Y FOTOGRÁFICO DR GERARDO LUST

imagen
1x1

...

1x1
1x1
1x1
21 / 09 / 2018

CHARLA SOBRE CRÉDITOS PARA EMPRENDEDORES MAYORES DE 60 AÑOS EN ALICIA

imagen
Afiche créditos
1x1

El miercoles 26 de septiembre se desarrollará en el SUM municipal la charla sobre Credi...

1x1
1x1
1x1
1x1
Alicia Vive
1x1
Reportajes

ULTIMA ENTREVISTA DE VIVE Y NUESTRO PERFIL AL DR. JOSE MANUEL DE LA SOTA JUNTO AL DR. MARTIN LLARYORA

1x1
1x1

DECLARACIONES DE CHICO BUARQUE MINISTRO DE EDUCACIÓN DE BRASIL

Durante un debate en una universidad de Estados Unidos, le preguntaron al ex gobernador del Distrito Federal y actual Ministro de Educación de Brasil, CRISTOVÃO CHICO BUARQUE, qué pensaba sobre la internacionalización de la Amazonia. Un estadounidense en las Naciones Unidas introdujo su pregunta, diciendo que esperaba la respuesta de un humanista y no de un brasileño.   Ésta fue la respuesta del Sr. Cristóvão Buarque:   Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia. Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro.   Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre... Seguir leyendo.

1x1
1x1
1x1
1x1
1x1
1x1
Radios Online
Diarios Online
1x1
1x1